miércoles, 19 de diciembre de 2012

Guiando un juego: Bases de Maestría

¡Bienvenidos otra vez! Hoy vamos a hablar desde el otro lado de la mesa, discutiendo un poco de la díficil tarea del lado del maestro de juego.

Como nota antes de empezar les dejo saber que "Narrador", "Game Master", "Maestro del Juego", "Dungeon Master", "Storyteller" y otros similares se refieren al mismo tipo de posición, la única diferencia es con cuál juego se asocia cada uno.



¿Pero no es algo aburrido y fácil?

Todo lo contrario, es una labor increíblemente entretenida, y también presenta un gran reto. El reto proviene del delicado balance que la persona debe manejar: historia, mundo, reglas, y diversión.

Un esfuerzo grande se requiere, pero al final es de las cosas más recompensantes que se puede hacer. Al igual que al crear el personaje o al escoger un juego, no hay una sola forma correcta de hacerlo

¿Y porqué hablar del tema?

Bueno, alguna vez todos fuimos novatos. Y algunos nos lanzamos al agua en algún momento. Lo más importante, como personas que somos, nunca dejamos de aprender.

Lo más importante de hablar del tema es quitarnos un poco el miedo a hacerlo y ver un poco las ideas de qué consiste el trabajo de "Maestro de Juego" al que tanto me refiero.

Finalmente, quiero también que consideremos lo bello de la labor que es ser el "Maestro de Juego", porque sin lugar a dudas es de las cosas más recompensantes para alguien que juegue los juegos de rol.




¿Hay requisitos para ser un "Maestro de Juego"?

Algunos que nos hemos encontrado en la vida siendo seleccionados para un trabajo, para un equipo de deportes o bien para colaborar con ciertas labores, sabemos que para poder lograr ser elegido se requieren muchas cosas sobre las cuales nos van a analizar.

Un "Maestro de Juego" también se podría decir tiene algo similar a requisitos. Para esclarecer, no es algo con lo que naces, sino algo que cultivas. Así que si te interesa tomar esta bella posición, estas son algunas de las cualidades que te pueden ayudar:

  • Conocer el juego
Esto es una de las cosas indispensables. Debes familiarizarte con las reglas del juego a "dirigir". Esto no quiere decir que debes leerte todos y cada uno de los libros, folletos, papeles, descargables, comas y puntos en la i que existen, sino mas bien, una familiaridad con las reglas más básicas (cómo se mueve el turno, cómo se determina la experiencia a repartir, cuáles habilidades tienen los personajes de tus jugadores).

  • Orden
Ser ordenado te va a ayudar a mejorar la forma y el flujo de tu campaña. Te permite maximizar tus esfuerzos en cortos períodos de tiempo cuando tienes que preparar la historia de la próxima sesión de juego. También te permite manejar la información que tienes del mundo y la que le das a los jugadores. Un aspecto de esto es el considerar los horarios de tus jugadores, ya que, una partida casual puede durar 3 o 4 horas, pero una gran campaña de juego puede durar meses o inclusive años.

  • Flexibilidad
Entre todas las cosas posibles, muchos olvidan que la flexibilidad es algo casi vital. No siempre los jugadores van a tomar las acciones que esperas, así que ten listo algo por si deciden quedarse con el amuleto en lugar de devolvérselo a su dueño, o si deciden que el rey ya no debe vivir a pesar de ser sus más cercanos guardas. También aplica para la vida real, ya que no siempre los jugadores estarán al mismo nivel de conocimiento, o podrán acomodarse siempre perfecto con los horarios.

  • Paciencia/Comprensión
Esto es una de las mejores herramientas que un buen maestro de juego puede practicar. Siempre van a haber momentos en que los jugadores no puedan dar lo mejor de sí en la mesa a la hora de jugar. A veces no van a entender con claridad la situación o van a tener ideas de cómo resolver la situación que se enfrenta. Hay que comprender que todos somos humanos, y no siempre vamos a estar a lo máximo de nuestras capacidades, así que lo mejor es saber cuándo parar y cuándo seguir.


  • Dramatismo
Una maravillosa característica que podemos utilizar para nuestra ventaja. Y no, no me refiero a que llames a tu novio o novia a llorarle porque mataron tus orcos. Me refiero a ponerle entusiasmo a la partida mediante tu actuación, en especial en situaciones desfavorables. Por ejemplo, nada nos impide darle una voz ronca a nuestro villano, mientras sostenemos una copa en nuestra mano y vemos con desdén a nuestros jugadores, para así resaltar la soberbia del barón que los tiene en su mesa. O tal vez el gruñir y rugir como un dragón cuando la criatura escupa fuego sobre el grupo. Tal vez el hacer una voz más delicada, suave y asustadiza para cuando hablan con un niño. Esto mejora la experiencia de juegos para todos.
Dale más detalle a tus narraciones, y si quieres que tus jugadores analicen un poco más, agrega aún más detalle. Nada nos impide describir la habitación con la daga  diciendo "En las paredes hay pinturas de los antiguos emperadores, todo el lugar está cubierto con telas delicadas y una alfombra cubre el piso. En el suelo ven una daga brillante. También hay unos candeleros caídos, y uno que otro libro faltante en la biblioteca.Parece ser una lujosa habitación". Al hacer esto, los jugadores pueden jugar con un poco más de cosas y no necesariamente van automáticamente a recoger la daga del emperador.

  • Y lo más importante: Enfocarse en la diversión
Como siempre lo he dicho, lo repetiré una vez más: La idea es entretenernos. Claro, poner a tus jugadores cazadores de zombis en medio de una colonia de vampiros te parezca entretenido, pero no creo que a todos los jugadores la experiencia les agrade. O que el juego sea una batalla tras otra sin historia tal vez a algunos tipos de jugador les agrade, pero para algunos la historia es lo que más les importa. El secreto es conocer a tus jugadores y buscar un balance exitoso entre uno y el otro.


Repito, todas estas características no sólo se aprenden, sino que con el paso del tiempo las mejoras y causan que las aventuras sean aún más memorables que las anteriores.



Recomendaciones para el Maestro en Desarrollo

¿Quieres convertirte en un Maestro de Juego? ¿Has empezado recientemente? Acá te doy unos consejos breves que te ayudarán a mejorar y prepararte.
  • Escribe tus ideas: No importa si es en un cuaderno, en un archivo en la computadora o en tu celular, apunta las ideas que se te vengan a la cabeza, siempre podrás usarlas a futuro.
  • Haz una línea básica de tu historia: El hacer esto, te permitirá tener una idea de qué cosas van a pasar, y al mismo tiempo, te permitirá ajustarte a las cosas inesperadas que sucedan.
  • Sé creativo: Nada te impide hacer que un elefante sea morado con rayas negras, o que haya una ciudad hecha plenamente de madera voladora. Haz cosas únicas que le agreguen a tu mundo.
  • Utiliza aventuras creadas: Esta es sencilla. Cada compañía de juego crea aventuras ya preparadas para que puedan ser usadas de inmediato al sacarlas de la caja. Aunque vayas a crear tu propio mundo de juego, al menos lee un poco de aventuras para ver sugerencias de cosas que pueden pasar, o de encuentros inusuales.
  • Lee un buen libro o dos: El leer un buen libro no sólo te ayudará a dejar tu imaginación fluir, también te enseñará secretos de narración que luego puedes aplicar a la hora de preparar y contar la aventura.
  • Aprende de los maestros experimentados: Si has tenido una buena experiencia con un maestro de juego, lo mejor que puedes hacer es aprender de ella. Nota los detalles que te agradan de cómo cuenta la historia, de cómo describe las criaturas. También pídele consejos y sugerencias de cómo lidiar u organizar cosas.
  • Practicar y practicar: Se dice que la práctica hace al maestro. ¡Bastante cierto en este mundo de rol! Así como la gente se prepara para dar discursos en frente del espejo, nada te impide hacer lo mismo. Practica los sonidos que quieres hacer, las voces que quieres interpretar, los ademanes importantes, el ritmo de la conversación. Lee tus notas varias veces. Si hay alguna habilidad que crees se va a utilizar y no estás familiarizado, lee las reglas al respecto de ella, tal vez descubras algo nuevo.

Todo esto son consejos, cosas que te van a ayudar a facilitar la labor de maestro de juego. No te olvides que cometer errores está bien, ninguna persona nace aprendida, y esta labor maravillosa se vuelve aún mejor con el paso del tiempo.

¡Espero esto les sirva para futuros juegos! Y como siempre, pueden contactarme por el correo rolsimple@gmail.com para cualquier consulta, duda o sugerencia.